Este es un estudio bíblico e histórico para mostrar que la fórmula bautismal tripartita, usada por la Religión Cristiana, fue formulada por la Iglesia Católica.

INTRODUCCIÓN

El bautismo (gr. βάπτισμα), es, en las Escrituras del Nuevo Pacto, el acto de fe por el cual la persona entra a las aguas para ser sumergido completamente. Según Romanos capítulo 6, este acto posee cuatro significados, (1)en su inmersión bajo agua la persona muere al pecado; (2)al descender a las aguas la persona desciende al sepulcro; ambas figuras significan que a partir de ese instante la persona queda libre de la condenación eterna heredada de Adán. En su emersión, (3)la persona nace de nuevo, o también, (4)resucita hacia la vida eterna.

Decidir bautizarse es también un acto de demostración delante de Dios, de sus ángeles y delante de la sociedad que ha aceptado a Cristo Jesús como único y suficiente salvador. De este acto, el Señor Jesús dice «Así os digo que hay gozo delante de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente.» Lucas 15:10. La alegría angelical claramente refleja la importancia de la salvación de la persona, pues con ese acto declara haberse arrepentido de su condición de pecador que le tenía atado para la condenación eterna.

Sobre la etimología de la palabra bautismo la Enciclopedia Católica Nuevo Advenimiento dice: «La palabra Bautismo se deriva de la palabra griega, bapto o baptizo, lavar o sumergir. Significa, por tanto, que el lavado es de la idea esencial del sacramento. La Escritura utiliza el término bautizar tanto literal como figurativamente. Se emplea en un sentido metafórico en Hechos 1: 5, donde se significa la abundancia de la gracia del Espíritu Santo, y también en Lucas 12:50, donde se conoce referente a los sufrimientos de Cristo en su Pasión». Esta explicación esrazonable y concuerda con elsignificado de la palabra, pues aunque la raíz es directamente aplicada a sumergir, el significado es aplicado por el Señor no en elsentido de ser sumergido en agua sino en angustia y dolor, ambas cosas son referencia a su sufrimiento y agonía de la crucifixión.

Dos usos de la palabra bautismo

El concepto generalizado del bautismo es aplicado exclusivamente a las personas que descienden a las aguas, sin embargo, esta palabra también es usada para otros significados:

«Y cuando regresan de la plaza, si no se lavan, no comen. Y otras muchas cosas hay que se aferran en guardar, como los lavamientos de los vasos de beber, de los jarros, de los utensilios de metal y de las camas.)». Marcos 7:14.

En el texto griego de Marcos 7:14, bautizar es usada dos veces; en el lavamiento de manos para comer; y en el lavamiento de utensilios como vasos, copas, platos, etc.; o sea, la palabra bautizar posee un sentido más amplio del que generalmente le es aplicado. Porsupuesto que todoslossignificados significan que las personas o cosas son lavadas sumergiéndolas enteramente en el agua, y no sólo derramando un poco de agua sobre la persona o pieza a lavar.

La idea de que bautizar significa sumergir completamente bajo agua está demostrada en 1 Corintios 10:1-2 «No quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres estuvieron todos bajo la nube, y todos pasaron el mar; que todos, en unión con Moisés, fueron bautizados en la nube y en el mar», con lo cual queda enteramente descartada la idea de que derramar un poco de agua sobre a cabeza de la persona signifique que ha sido bautizada.

El bautismo bíblico sigue el significado etimológico de la palabra en sí (sumergir) y hay organizacionesfundamentalistas que se resisten a modificar lo que la Biblia enseña; con todo, el significado empezó a ser modificado después de la muerte de los apóstoles entre las iglesias gentiles entre las cuales el significado de sumergir fue desestimado. Al presente la Religión Cristiana reconoce tres clases de bautismo: el fundamental o bíblico (sumergir); el bautismo por aspersión (salpicando con agua); el bautismo por ablución (derramar agua sobre la cabeza). No se comenta aquí lo relacionado a la aspersión ni a la ablución.

Parece que el interés por el cambio ha resultado ser, a través de lossiglos, el punto predominante en la Iglesia Católica Apostólica y Romana y en iglesias protestantes cuyas doctrinas de fe en muy poco o nada difieren de las de la Iglesia Católica aquí mencionada para las cuales el sentido tradicional es visto como innecesario y adaptable a las conveniencias, la simpatía por el cambio essostenido fuertemente mostrando documentos y pinturas posiblemente hechas por elsiglo III o IV d. C., como prueba de que sus demandas por cambios no es nueva. Como quiera que sea, y sin lugar a dudas, la posición fundamentalista muestra respeto alsignificado de la palabra bautismo y permanece fuertemente aferrado a eso.

SECCIÓN I
El bautismo en el nombre de Cristo

El autor de la salvación del mundo es Cristo Jesús; su muerte, resurrección y enseñanzas han abierto la puerta de la oportunidad de salvación a quienes deseen aceptarla. Ante los ojos de todo lector de las Escrituras del Nuevo Pacto, está colocado un panorama amplio en el cual los escritores y Apóstoles del Señor muestran que el bautismo esla llave para abrir la puerta hacia la salvación, y por lo tanto, la culminación de la predicación se basa en el bautismo. Uno de esos ejemplos es Hechos 16:30-33:

«Los sacó y les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo? Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo tú y tu casa. Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa. Él, tomándolos en aquella misma hora de la noche, leslavó las heridas, y en seguida se bautizó con todos los suyos».

Esto significa que la salvación se alcanza en un proceso que comienza informando detalladamente quién es Cristo Jesús y qué desea de sus seguidores; después de informar quién es el Hijo de Dios, sigue el bautismo que es la puerta de entrada hacia la salvación por donde la persona habrá de caminar a lo largo de su vida.

Siendo el Hijo de Dios el autor de la salvación, el mensaje al mundo, propiamente llamado buena nueva de salvación, gira en torno a él, a su misión redentora, a su enseñanza y a la recompensa final por obedecerle. No existe nada en todo el Nuevo Pacto que iguale en importancia su calidad de redentor y salvador. El lector de la Palabra fácilmente mira que el mensaje apostólico presenta al Padre Eterno como el respaldo o apoyo que legitima a Cristo y a su obra redentora; lo cualsignifica que la obra de Cristo y su nombre deben recibir todo el enfoque de la predicación. Obsérvese que no es el Espíritu Santo el respaldo y apoyo, sino Dios sólo. El Espíritu Santo es mencionado muchas veces en el papel que desarrolló en la iglesia resultando en frutos y dones, tal como Cristo mencionó.

Claras y específicasson las palabras de Pedro: «Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos». Las cuales significan que la figura central e importante en la salvación es Cristo, nada más, por consiguiente, los Apóstoles tuvieron cuidado en registrar en sus cartas varios pasajes en los cuales las personas eran bautizadas con la invocación previa del nombre, o autoridad de Cristo. Véanse los siguientes

«Pedro les dijo: Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo». Hechos 2:38.

Con el previo derramamiento del poder del Espíritu Santo sobre los doce según el Maestro lo había prometido, Pedro había dejado atrás el espíritu de temor humano que debido a su escasa educación había mantenido desde su juventud. Aquí se ve un Pedro hablando a las multitudes en tono libre, seguro y con autoridad, declarando dos cosas, la primera era que escapar de la condenación eterna y heredar la vida eterna requería del bautismo, y segundo, que ese bautismo debía realizarse invocando el nombre de Cristo Jesús. Observando cuidadosamente sus palabras puede notarse que él no dice que el bautismo debe hacerse invocando a Dios ni al Espíritu Santo, sino el nombre del Señor Jesucristo.

Un segundo pasaje es:

«Pues aún no había descendido sobre ninguno de ellos, sino que solamente habían sido bautizados en el nombre de Jesús». Hechos 8:16.

Aquí Lucas, el escritor de Hechos de los Apóstoles, está relatando que los habitantes de Samaria estaban recibiendo bien el evangelio. Él omite informar quién o quienes estaban llevando a cabo aquella obra evangelista y de bautismo, pero sí es claro que quienes bautizaban no eran los Apóstoles como menciona en Hechos 8:14 sino otros discípulos quienes al parecer no tenían la autoridad de imponer las manos para transmitir el Espíritu Santo, por lo cual, enviaron a Pedro y a Juan con ese propósito para que los bautizados recibieran el Espíritu Santo.

Tómese cuidado en no confundir la lectura de Hechos 8:12 en el cual Felipe es mencionado bautizando, puesto que siendo Apóstol tenía toda la autoridad para imponer las manos y transmitir el Espíritu Santo, mientras que la lectura a partir de Hechos 8:14 se refiere a otros bautismos específicamente en Samaria. Nuevamente los bautismos no fueron realizados invocando a Dios ni al Espíritu Santo sino exclusivamente en el nombre de Jesús.

Un tercer pasaje es:

«Y mandó bautizarlos en el nombre del Señor Jesús. Entonces le rogaron que se quedara por algunos días». Hechos 10:48.

Este texto se refiere al bautismo de Cornelio y otros gentiles, posiblemente familiares, quienes escuchaban con tanta sed el mensaje hasta el grado que Dios derramó sobre todos su Espíritu. Maravillosamente, en este caso la imposición de manos para recibir el Espíritu Santo no fue necesaria. Aquella gente estaba testificando ser agradable ante los ojos de Dios, por lo cual Pedro inmediatamente mandó bautizarlos; el que no haya sido Pedro el bautista sugiere claramente que alguien más le acompañaba, quizás discípulos o Apóstoles, quienes bautizaron invocando el nombre del SeñorJesús exclusivamente.

Un cuarto pasaje es:

«Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús». Hechos 19:5.

Aquí Lucas narra el encuentro de Pablo con unos discípulos de Juan. Ellos ya habían sido bautizados en el bautismo hecho porJuan. Históricamente se debe tomar en cuenta que desde hacía unos 300 años antes de Cristo el pueblo de Israel había caído en una situación de extrema pobreza en su obediencia a la Ley puesle daban más prioridad a lastradiciones de los ancianos que a las leyes de Dios, por consiguiente, el día del perdón o día de las expiaciones que Dios les había dado no estaba siendo tomado con el verdadero sentido que se les había ordenado; de ahí es que, para purgar todos los pecados cometidos por el pueblo en los años pasados, Dios ordenó a Juan bautizar al pueblo en señal de arrepentimiento para alcanzar el perdón prometido en el día de la expiación (Lev. 23:27-28). Habiendo sido el bautismo hecho por Juan para arrepentimiento de pecados, quienes lo aceptaron alcanzaron el perdón o justificación por la Ley que no habían alcanzado en la celebración del día de la expiación anual llevada a cabo antes de venir el Señor Jesús.

Estando Jesús presente, era necesario que el bautismo para arrepentimiento quedara sin efecto, debiendo los bautizados por Juan, aceptar el bautismo en el nombre de Cristo para remisión definitiva de pecados. Pablo les aclara la razón del bautismo de Juan y ellos inmediatamente aceptaron ser bautizados en el nombre de Cristo a partir de lo cual no volverían a necesitar la remisión anual de pecados declarada por la Ley. Ser invocado el nombre de Jesúsfue el único requisito para alcanzar la salvación.

Un quinto pasaje es:

«Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate, bautízate y lava tus pecados invocando su nombre». Hechos 22:16.

Este texto habla acerca del encuentro que Saulo de Tarso (despuésllamado Pablo) tuvo con el Señor Jesús; un encuentro que marcaría su nueva vida para siempre, la vida pasada era de crimen e injusticias porque él, pensando en defender sus creencias aprendidas en el judaísmo, se había convertido en transgresor de la Ley y ofensor de Dios.

Haberse forjado a partir de su conversión una relación directa y estrecha entre él y el Señor parece habersido la razón por la cual no se le menciona recibiendo la imposición de manos para recibir el Espíritu Santo sino que el Señor se lo dio al momento de su bautismo.

Un sexto pasaje es:

«¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?» Romanos 6:3

Entender que el bautismo en el nombre de Cristo Jesús implica profundo significado para la persona tal como es mencionado en la página 1 de este estudio: «Romanos capítulo 6, este acto posee cuatro significados, (1)en su inmersión su vieja criatura muere al pecado; (2)al descender a las aguas la persona desciende al sepulcro; ambas figuras significan que a partir de ese instante queda libre de la condenación eterna heredada de Adán. En su emersión, (3)la persona nace de nuevo, o también, (4)resucita hacia la vida eterna»

Invocar el nombre de Cristo Jesús conlleva significados trascendentales para la vida personal, debido a eso, se hace necesario que la persona que desciende a las aguas entienda con profunda contrición la razón por la cual se va a bautizar. Este entendimiento indica que la persona debe ser enseñada ampliamente en elsignificado del bautismo a fin de no hacer nulo su descenso a las aguas. Si no se entiende elsignificado profundo del bautismo, entonces difícilmente se entenderá por qué es necesario que la vieja criatura viciada conforme a los deseos pecaminosos de la carne muera en las aguas del bautismo. Nótese que el bautismo es hecho en el nombre del SeñorJesús, nuestro eterno redentor y salvador; no es hecho en el nombre de Dios ni del Espíritu Santo.

Un séptimo pasaje es;

«Gal 3:27 pues todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos». Gálatas 3:27.

Las palabras de Pablo a los Gálatas están orientadas a reforzar en sus conciencias el significado del bautismo en el nombre de Cristo. En base a eso lesrecalca que el nombre no significa cualquier nombre, sino uno de especial significado que trasciende sobre cualquier rito judío. Como digo en otro de mis escritos, la persona no essalva sólo porser evangélica, o por habersido bautizada,sino por entender correcta y completamente el significado de ese sublime acto; eso era precisamente el propósito por el cual Pablo habla con autoridad a la iglesia de los gálatas que estaba dando oportunidad a los judaizantes que mezclaran a Cristo Jesús con ritos justificativos de la Ley.

Los gálatas estaban espiritualmente vestidos de Cristo semejante a todos el pueblo de Dios bautizado en su nombre, es decir, protegidos por él para salvación, sin necesidad de recurrir a otro medio como la Ley para alcanzar la salvación ya que la Ley no fue diseñada para salvarsino para señalar lo que es pecado de manera que en conociendo lo que es pecado la persona la observe evitando transgredirla.

En conclusión a través de la lectura de estos siete versículosse entiende que la iglesia de Dios en elsiglo I, E.C., bautizó invocando únicamente el nombre de nuestro Señor al momento en que la persona era sumergida. Nada más; esa información proporcionada por los escritores apostólicos claramente dice que ellos obedecieron el mandamiento del Señor. Un total de 144 000 judíos, más un número imposible de estimar de gentiles, fueron bautizados en el nombre del señor Jesús en el siglo I de la Era Cristiana.

SECCIÓN II
La fórmula tripartita

El pueblo de Dios, redimido y bautizado en el nombre de Cristo entendió que cuanto el Señor manda debe ser obedecido a como él lo ha mandado;sin alteración ni componendas de ninguna clase. La opinión humana, con el correr del tiempo, dando más importancia al capricho personal que al Señor Jesús ha desestimado obedecer, pero las decisiones personales carecen de total importancia; lo que él ha mandado debe ser cumplido exactamente al pie de la letra.

Obedecer al Señor fue el postulado de la iglesia salvada por Cristo; lamentablemente, ningún escrito de los verdaderos sucesores de los Apóstoles se sabe que exista actualmente; en habiendo terminado el siglo I E.C. todo escrito de ellos, o relacionado con ellos desapareció; o si no desapareció debe estar escondido en algún lugar; apenasse sabe de esos grupos o iglesias por la mención que de ellos hacen algunos escritores de historia eclesiástica, entre ellos, Eusebio de Cesarea y Sócrates Escolástico. En cambio, lo que ha permanecido como material o fuente de información a partir delsiglo II E.C son escritos relacionados a la Iglesia Católica, la cual, en los últimos siglos, citando sus propias fuentes sostiene la validez del bautismo tripartito, es decir, «en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo» diciendo que éste era conocido y practicado tan temprano como el año 70 de nuestra Era, su documento de apoyo es la Didajé (Didaché), o Enseñanza de los Apóstoles(un escrito espurio escrito por manos desconocidas y atribuido a los Apóstoles) el cual dice dice: «7. Con respecto al bautismo, os bautizaréis en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo en agua viva (corriente*). Pero si no tienes agua corriente, entonces bautízate en otra agua; y si no puedes en agua fría, entonces hazlo en agua caliente. Pero si no tienes ni una ni otra, entonces derrama agua sobre la cabeza tres veces en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Pero antes del bautismo, que el que bautiza y el que es bautizado ayunen, y todoslos demás que puedan; y ordenarás a aquél que es bautizado que ayune un día o dos antes»(* agua corriente o río).

Si como se dice en el sitio web, este escrito apareció, por el año 70 E.C, esto significa el mismo año de la destrucción de Jerusalén, tal cosa significaría que Juan, Tito, Timoteo y muchos miles más que estaban vivos, apostataron de la fe, lo cual de ninguna manera es creíble pues en tal caso se está diciendo que ellos abandonaron el bautismo en el nombre de su amado Señor para inventar una fórmula tripartita totalmente desconocida en el siglo I. Las personas eran bautizadas en el nombre de Jesús; no hay bases para imaginar que la iglesia de aquel tiempo haya apostatado, ni que ese libro espurio haya sido escrito por el año 70 de nuestra Era. ¿Cómo podría ser posible que practicando el bautismo en el nombre de Jesús, de repente hayan inventado la fórmula tripartita?

Esta conclusión sólo conduce a dos cosas: o bien habría que aceptar que los Apóstoles apostataron del bautismo en el nombre de Cristo; o ese libro espurio al cual se le regala una fecha tan temprana como el año 70 fue escrito unos ciento cincuenta años más tarde.

En realidad la datación de la Didajé, o Didaché (año 70 E.C.) a todas luces está sujeta a controversia, de lo contrario hay que aceptar que los genuinos siervos del Señor destruyeron el mandamiento de bautizar en el nombre del Señor instituyendo lo que él nunca les mandó.

No dudando que la datación de ese escrito es errónea, conviene consultar otra fuente católica de renombre y respeto como lo es el Cardenal Ratzinger, o Papa Benedicto XVI, que en su libro «Introducción al Cristianismo» dice:

«2.- La forma eclesial de la fe. Notas sobre la historia y estructura de la profesión de fe apostólica1.

Las páginas anterioresse han ocupado del problema formal, y solamente de él: ¿Qué es la fe? ¿Cuál es su punto de partida en el mundo del pensamiento moderno? ¿Dónde puede ejercitarse? Muchas y grandes cuestionessobre el contenido de la fe permanecen todavía abiertas. Quizá el problema haya quedado un poco descolorido e indeterminado.

La respuesta a esos problemas sólo nos la puede dar una ojeada a la forma concreta de la fe cristiana. Es lo que vamos a hacer a continuación,siguiendo el hilo de la llamada profesión de fe apostólica. Pero antes creo oportuno dar algunas notassobre su origen y estructura, que a mi modo de ver iluminan el porqué de esa manera de proceder. La forma de nuestra profesión se elaboró en el transcurso de lossiglosII y III en conexión con el rito bautismal; por lo que atañe a su origen local es un texto romano, pero su origen interno es el culto divino, más en concreto, la administración del bautismo; ésta, a su vez, se refiere en su forma fundamental a las palabras del Resucitado relatadas en Mateo 28,19: Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Por eso al bautizado se le hacen tres preguntas: Crees en Dios, Padre todopoderoso? ¿Crees en Jesucristo, Hijo de Dios...? ¿Crees en el Espíritu Santo...?.2 A las tres preguntas contesta en bautizado .credo. .creo.; después se le sumerge en el agua. La forma primitiva de la profesión de fe es, pues, un triple diálogo, pregunta y respuesta, y tiene lugar en el rito bautismal.

Probablemente ya en el transcurso de lossiglosII y III la triple fórmula, tomada simplemente de Mateo 28,se amplió en el centro, es decir, en la cuestión cristológica. Se trata aquí de lo cristiano que se diferencia de todo lo demás; por eso uno se siente con el derecho de añadir, dentro de esta cuestión, una pequeña suma de lo que Cristo significa para los cristianos; así mismo la tercera cuestión, la confesión de fe en el Espíritu Santo, se explica y amplía como confesión en la actualidad y en el futuro de lo cristiano». (N. de la R. El subrayado no forma parte del texto transcrito, es usado para llamar la atención a lo que se desea comentar aquí).

El Cardenal dice: «siguiendo el hilo de la llamada profesión de fe apostólica».

Por la lectura de los escritos apostólicos claramente se mira que su mensaje era cristocéntrico;su misión era predicar la salvación en el nombre de Cristo, de hecho, quien posea una copia de este libro puede constatar que en las páginas anteriores el Cardenal viene hablando de la fe predicada por apóstoles, lo cual en nada se refiere a fórmula bautismal alguna.

Después de esto dice:

«La forma de nuestra profesión se elaboró en el transcurso de los siglos II y III en conexión con el rito bautismal».

Esta forma de profesión hace referencia a la forma tripartita pronunciada al momento de bautizar tal como se ve en estas líneas transcritas. De manera notoria e interesante la «Introducción al Cristianismo» pone delante de sus lectores una información generalmente desconocida la cual es informar que la fórmula bautismal trinitaria no nació por el año 70 como dice la Didaché sino hasta los siglos II y III, lo cual confirma que la Didaché no pudo haber sido escrita por el año 70 ni fue la iglesia del siglo I quien compuso la fórmula bautismal tripartita. La Didaché distorsiona la verdad del bautismo en el nombre de Cristo de varias maneras: atribuyendo a los Apóstolesla autoría del bautismo tripartito; la invención del bautismo por aspersión, y el bautismo por ablución sobre la cabeza de los infantes. En resumen, cabría preguntar si en verdad la Didaché fue escrita entre los años 50 y 100 E.C., pues resulta enteramente obvio que ese escrito sin valor histórico no apareció antes de los siglos II y III.

Continúa diciendo:

«por lo que atañe a su origen local es un texto romano,»

Nótese que no fue en Jerusalén, base de los Apóstoles, sino en Roma donde nació la fórmula bautismal trinitaria. Pero mencionar la iglesia en Roma de ninguna manera equivale a decir que fue la iglesia a la cual Pablo escribió su carta. Si fuera la misma que formuló la fórmula tripartita, entonces esto la convertiría en apóstata formulando el bautismo trinitario; con todo, es muy seguro que durante los siglos II y III existía más de una congregación en aquella ciudad en las cualesla mentalidad de suslíderes no seguían las enseñanzas apostólicas, sino que seguían los dictámenes u órdenes del Imperio Romano. El asunto se vuelve másinteresante puesto que los registros acerca del verdadero cuerpo de Cristo se perdió o, posiblemente, estén en algún lugar empolvado y olvidado. Esto podría significar que la iglesia en Roma que formuló la fórmula tripartita pudo habersido la liderada por Justino Mártir (aprox. 100-165 E.C.) quien, según sus propias palabras era totalmente fiel junto con losfeligreses de su congregación a las órdenesromanas de adoración alsol en el primer día de la semana como él lo declara en su Apología contra el Emperador (Justino Mártir. Primera Apología. Capítulo 67).

Esto concordaría con la historia contada por los escritores católicos, Justino vivió exactamente por los años en que el Cardenal Ratzinger dice habersido elaborada en Roma la fórmula bautismal trinitaria, de donde la conclusión apunta a haber sido las congregaciones que tenían la misma creencia de Justino, o quien le siguió en el liderato después de su muerte, el trabajo de elaborar la fórmula tripartita.

Continúa diciendo:

«ésta, a su vez,se refiere en su forma fundamental a las palabras del Resucitado relatadas en Mateo 28,19: Id y haced discípulos de todoslos pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo».

Sus palabras son claras y no requieren de explicaciones para entender cuanto dice; sencillamente se entiende que el Bautismo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, nació valiéndose de Mateo 28:19; pero claro, eso no significa que Mateo haya escrito la fórmula tripartita, sino que quienes la elaboraron concluyeron que en esa parte del texto de Mateo era el conveniente hacer el agregado.

Este asunto resulta curioso, y por serlo, es discutido más adelante.

Continúa diciendo:

«Por eso al bautizado se le hacen tres preguntas: .Crees en Dios, Padre todopoderoso? ¿Crees en Jesucristo, Hijo de Dios...? ¿Crees en el Espíritu Santo...?.2 A las tres preguntas contesta en bautizado .credo. .creo.; después se le sumerge en el agua. La forma primitiva de la profesión de fe es, pues, un triple diálogo, pregunta y respuesta, y tiene lugar en el rito bautismal».

Nunca la iglesia apostólica tuvo semejante necesidad de hacer tales preguntas; la necesidad surgió en la Iglesia Católica debido a que su política proselitista orientada a las masas paganas no estaba teniendo el éxito deseado de cambiarles la mentalidad pagana; los paganos fueron bautizados bastando conque profesaran públicamente el credo, o creo, que les era presentado; al aceptarlo eran bautizados invocando la fórmula en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Más adelante no tardarían en aparecer apologías contra los paganos a los cuales se les amonestaba porque siendo Cristianos continuaban viviendo como paganos,sin haber abandonado sus costumbres idolátricas.

Por lo que puede verse, los líderes de la Iglesia (con i mayúscula para indicar que es referencia a la Iglesia Católica Apostólica y Romana), no tuvieron éxito en sus demandas contra los paganos quienes no cedieron a abandonarsu estilo de vida puesto que la invocación tripartita no les obligaba a abandonar su vida pagana.

Continúa diciendo:

«Probablemente ya en el transcurso de los siglos II y III la triple fórmula, tomada simplemente de Mateo 28, se amplió en el centro, es decir, en la cuestión cristológica».

¿Qué quiso decir el Cardenal Ratzinger con esto? Obsérvese que la fórmula, tomada simplemente de Mateo 28, se amplió en el centro. ¿En el centro de qué, o, a qué centro se refiere? Si se preguntara públicamente a qué se refieren estas palabras, seguramente otras personas de la Iglesia darían sus propios puntos de vista de lo que supuestamente el Cardenal quiere decir, pero... ¿Podrían ser validas las explicaciones de terceros para explicar las palabras originales? Es frecuente que en repetidas veces los Papas declaren su pensamiento y a las pocas horas otras autoridades eclesiásticas «aclaren lo que él quiso decir» aunque el significado original haya sido entendido por millones. De todas maneras, este asunto es interesante y es discutido en la siguiente sección. Para entender las palabras del Cardenal, obsérvese la siguiente transcripción:

«Los hechos son, en resumen, que Eusebio cita Mateo 28:19 veintiuna veces, omitiendo todo lo que está entre “bautizándolos, y enseñándoles”. Esta última forma es la más frecuente. También cita cuatro veces el texto ordinario; pero es significativo, que estas cuatro citas están todas en los últimos escritos de Eusebio (una vez en la Teofanía Siria) [...] una vez Contra Marcelo [...] y en la Teología Eclesiástica es dudoso [...]. A primera vista, esta evidencia parece demostrar que Eusebio, en sus primeros escritos en todos los eventos, utiliza MSS de los Evangelios, que omiten el mandamiento de bautizar en Mt. 28:19 [...] En el punto de vista más razonable parece ser que Conybeare ha demostrado que las citas en Eusebio apuntan a un texto que omite la fórmula bautismal, aunque todavía es cuestionable si Eusebio conocía también la forma tradicional. Naturalmente, es importante preguntar si existe alguna otra evidencia para el tipo del texto “Eusebiano” , Conybeare cree que él puede ver rastros de ella en Justino Mártir, [...]. Hastings Encyclopaedia.Vol. 2, Pág. 380, (traducido al Español).

Observando atentamente la breve nota tomada de esta enciclopedia, se puede notar que en sus escritos Eusebio de Cesarea cita veintiuna veces Mateo 28:19, en todas hace el mismo registro: “id y haced discípulos a todas las naciones”; el verso 20 empieza diciendo“enseñándoles...”.

Para el tiempo en que Eusebio escribió ya hacía más de cien años que la fórmula bautismal tripartita había sido elaborada por la congregación en Roma por lo cual no parece que él la haya desconocido. Esto lleva a formular dos preguntas ¿Había dos versiones de Mateo, una con 28:19 original, y la otra extendida?, segunda, ¿sabía Eusebio de la existencia del Mateo extendido en el cap. 28:19? hecho por la iglesia de Roma? Sí es obvio que lo sabía, y conociendo él el origen de ambas versiones optó por citar veintiuna veces el texto original en vez de la versión alterada.

La conclusión a que se puede llegar es que para cuando Eusebio escribió sí ya existían dos versiones de Mateo 28:19; de ambas, la forma corta seguramente es la original; la segunda versión fue la elaborada por la iglesia en Roma, lo cual, Eusebio conocía, y para producirsus escritos carecía de valor.

Notoriamente, el erudito Cardenal Ratzinger nos aclara la situación reforzando la razón por la que Eusebio da un registro corto del texto de Mateo 28:19:

“Probablemente ya en el transcurso de los siglos II y III la triple fórmula, tomada simplemente de Mateo 28, se amplió en el centro”.

Sus palabras son exactamente lo que la congregación de Roma hizo: ampliar el texto en el centro de las palabras finales de Maestro. Recuérdese que el texto usado por Eusebio dice: «Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones. Enseñándoles que guarden todaslas cosas que os he mandado. Y yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo". Amén». Mateo 28:19-20. En cambio la versión arreglada en Roma dice: «Por tanto, id y haced discípulos a todaslas naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado. Y yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

A esto es a lo que el Cardenal Ratzinger se refiere al decir que la triple fórmula se amplió en el centro de Mateo 28:19-20.

SECCIÓN III
Eusebio de Cesarea

En la columna de la izquierda he copiado una pequeña porción de la Hastings Encyclopaedia en donde se confirma que Eusebio citó veintiuna veces Mateo 28:19. He aquí algunas de esas citas:

«Esta ley saliendo de Sión, diferente de la ley establecida en el desierto por Moisés en el monte Sinaí, ¿qué puede ser sino la palabra del Evangelio «saliendo de Sión por medio de nuestro Salvador Jesucristo y yendo por todas las naciones? Porque es claro que fueron Jerusalén y el monte Sinaí que estaba adyacente donde nuestro Señor y Salvador vivió y enseñó la mayor parte, que la ley del nuevo pacto comenzó y de allí salió y brilló sobre todos de acuerdo al mandamiento que él dio a sus discípulos cuando les dijo: «Id y haced discípulos de todaslas naciones enseñándoles a guardar todaslas cosas que os he enseñado» (Eusebio. Demostración del Evangelio. Capítulo 4).

Obsérvese atentamente que Eusebio cita Mateo 28:19-20, y lo hace exactamente como ya se ha dicho arriba, es decir, como originalmente fue escrito.

Para elsiglo IV en que Eusebio escribió, ya Mateo 28:19 estaba generalizado con la fórmula trinitaria agregada, y era leído como es en la actualidad, es decir con la ampliación formando parte del texto de Mateo; esto significa que Eusebio no ignoraba esa interpolación, pero optó por omitirla en sus escritos prefiriendo citar el texto como originalmente fue escrito por Mateo.

Otra vez Eusebio dice:

«Pero mientras los discípulos de Jesús estaban más probablemente diciendo de esa manera, o pensando de esa manera, el Maestro resolvió sus dificultades por la adición de una frase, diciéndoles que triunfarían EN MI NOMBRE. Porque él no los envíó simple e indefinidamente hacer discípulos de todas las naciones sino con la adición necesaria de «en mi nombre».Y el poder de su nombre, siendo tan grande que los apóstoles dicen: «Dios le ha dado un nombre que es sobre todo nombre, que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de todas las cosas en el cielo y todas las cosas en la tierra. Él les mostró la virtud del poder de su nombre oculto a la multitud cuando Él dijo a sus discípulos: Vayan, y hagan discípulos de todas las naciones en mi nombre. Él también más exactamente predice el futuro cuando les dice: Porque este evangelio debe primero ser predicado a todo el mundo, por testimonio a todas las naciones»... «Pero cuando vuelvo mis ojos hacia la evidencia del poder de la Palabra, qué multitudes ha ganado, y qué enormes iglesias han sido fundadas por aquellos iletrados discípulos de Jesús, no en obscuros y desconocidos lugares sino en las más nobles ciudades, es decir la Roma Real, en Alejandría, y Antioquía, a través de todo Egipto y Libia, Europa y Asia, en aldeas y entre las naciones, me veo irresistiblemente forzado a retrasar mis pasos y buscar la razón, y a confesar que ellos sólo pudieron haber tenido éxito en su atrevida aventura por el poder más divino, y más fuerte que el del hombre, y por la colaboración del que dijo: «Haced discípulos de todaslas naciones en mi nombre...» Eusebio de Cesarea. Demostración del Evangelio. Libro III. Capítulo 7.

Aquí vuelve a alabar la grandeza del nombre de Cristo y la maravillosa labor que sus discípulos llevaron a cabo predicando por todo el mundo y enseñándoles a guardar cuanto el Señor les había enseñado. El énfasis que hace está en el genuino mandamiento que lesfue dado a los doce, es decir, ir y hacer discípulos de todas las naciones...y enseñarles cuanto él les mandó. Aunque Eusebio conocía el agregado hecho por la Iglesia de Roma, la omite y opta por basar sus palabras en el Mateo 28:19 original.

Otra cita de Eusebio dice:

«Sin embargo, con el poder de Cristo, que les había dicho: Id y haced discípulos de todas las naciones en mi nombre». (Eusebio de Cesarea. Historia Eclesiástica. Libro III.24.6).

Tal como he dicho en el Estudio Mateo 28:19, «Eusebio de Cesarea es tenido por la Iglesia como uno de los escritores más brillantes de su tiempo; hombre que habiendo apoyado a Arrio después se apartó de él y vino a ser prominente en la construcción de la doctrina de la Trinidad iniciada en Nicea por el año 385». Al principio Eusebio apoyó a Ario respecto al rechazo de los puntos de vista que favorecían al Dios triuno, pero debido a la amenaza de excomunión que se giró en contra de quienes apoyaran a Ario, Eusebio optó por favorecer la introducción de ese dogma. Esto significa que de no habersido por la amenaza de expulsión él habría continuado apoyando a aquél hombre. Mas aún cuando dio su total apoyo al nuevo dogma, seguramente su intolerancia a la alteración de Mateo 28:19 nunca cambió, lo cual está demostrado por el modo tan claro como omite la fórmula bautismal romana bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

SECCIÓN IV
Acerca de Mateo 28:1

Recordando lo dicho en la página anterior referente a las palabras del Cardenal Ratzinger.

«ésta, a su vez, se refiere en su forma fundamental a las palabras del Resucitado relatadas en Mateo 28,19: Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo».

Si la adopción de la fórmula trinitaria se llevó a cabo en el transcurso de los siglos II y III entonces quiere decir que durante los años pasados aquella congregación romana había estado usando la fórmula original apostólica de bautizar en el nombre de Cristo, hasta que vino el tiempo en que por razones de adopción del concepto trinitario abandonó la fórmula apostólica y alteró las palabras de Mateo 28:19. Haber alterado la fórmula original resultó ideal, pues de esa forma sus demandas iban a tener «base bíblica», lo cual rindió excelentes resultados pues al presente la alteración continúa siendo la base del bautismo en la Religión Cristiana, y El Mateo 28:19 alterado ha sido declarado legítimo.

Indudablemente, el libro «Introducción al Cristianismo», del Cardenal Ratzinger, es un brillante aporte para quienes desean conocer la verdad acerca de cómo y cuando el texto de Mateo 28:19 fue alterado.

¿Por qué la congregación de Roma demoró hasta el siglo III para formular la versión alargada de Mateo? La respuesta es clara si se toman en cuenta que la formulación de la doctrina de la Trinidad, empezó a ser motivo de diálogo entre las iglesias exactamente por el siglo III E.C.

No fue casualidad la alteración a Mateo 28:19 y de la fórmula bautismal apostólica sino un acto premeditado.

Fue por el Siglo III cuando el presbítero Arrio comenzó a apoyar la fe de otros líderes locales que no conocían nada acerca de la Trinidad como enseñanza en lasiglesias de aquel tiempo por no haber sido antes un asunto a considerar; por razones inciertas esa disparidad con los líderes de la iglesia de Roma le fue atribuida a él, dando inicio a una disputa siendo Atanasio el lider contra quien Arrio discutió, cuya disputa iba a involucrar al Emperador Constantino.

Es interesante notar que la fórmula bautismal trinitaria apareció hasta pasados unos doscientos cincuenta años después de la resurrección de Cristo; para el tiempo en que los vientos doctrinales ya estaban soplando y trayendo dentro de la Iglesia lo que eventualmente serían sus propias doctrinas, incluyendo la adopción de lo que hoy se conoce como el viernes santo y el domingo de resurrección que precisamente fueron doctrinas establecidas en Roma a finales del siglo II

SECCIÓN V
Problema de incoherencia

A menos que se recurra a artilugios la solución honesta sobre la diferencia abismal entre la versión alargada de Mateo 28:19 y la acción llevada a cabo por los Apóstoles más de 144 000 veces de bautizar únicamente invocando el nombre de Cristo, nunca se conseguirá. Sencillamente no hay bases razonables a menos que se acepte como original el Mateo arreglado con la fórmula alargada que el Cardenal Ratzinger explica haber comenzado por los siglos II y III.

La historia de la iglesia de Cristo comenzó inmediatamente después de su ascenso a los cielos, a los pocos días los Apóstoles empezaron a predicar y a bautizar en el Nombre. Y esa historia está en Hechos de los Apóstoles. En esos momentos históricos ninguno de los escritos apostólicos habían aparecido, más bien pasarían años para que éstos aparecieran, lo cual significa que los acontecimientos narrados por Hechos muestran la historia continuada entre la marcha del Señor y el inicio de la actividad apostólica.

Obsérvese cuidadosamente que la actividad apostólica y de bautizar incluía a Mateo quien en ese momento posiblemente nisiquiera pensaba en escribirsu relato del evangelio. O sea, todos los Apóstoles, incluyendo a Mateo bautizaban en el nombre de Cristo.

SECCIÓN VI
El Mateo hebreo y el griego

Poco caso se hace a lo dicho por algunos escritores antiguos hoy conocidos como padres de la Iglesia, entre ellos Eusebio y algunos otros aquí mencionados cuyos escritossirven adecuadamente para este Estudio referente al Mateo hebreo.

Ireneo (185 D. de C.) «Contra Los Herejes», Libro III. Capítulo 1.1, dice que

«Mateo publicó un evangelio escrito para los Hebreos en su propio dialecto».

Papías(110-140 E.C.) citado por Eusebio (325 D. de C.). Historia Eclesiástica Libro III. Capítulo 24.6, dice:

«Efectivamente, Mateo, que primeramente había predicado a los hebreos, cuando estaba a punto de marchar hacia otros, entregó por escrito su Evangelio, en su lengua materna, supliendo así por medio de la escritura lo que faltaba a su presencia entre aquellos de quienes se alejaba».

Epifanio de Salamina (315-403 D. de C.) (Panarion 30. 13.1-30. 22.4, al referirse al evangelio usado por los Ebionitas, dice:

«Mateo escribió su Evangelio en letras Hebreas».

Orígenes (203-250 E.C.), citado por Eusebio dice:

«He aprendido por tradición que el primero fue escrito por Mateo, que una vez fue un publicano, pero después un apóstol de Jesucristo, y había preparado para los conversos del judaísmo y publicado en la lengua hebrea”(Comentarios sobre Mateo [citados por Eusebio en la Historia de la Iglesia 06:25]»

Jerónimo (347-420 D. de C. En «Vida de Hombres Ilustres», Capítulo III, dice

«Mateo, que también es conocido como Leví, apóstol Expublicano, compuso el Evangelio de Cristo en letras y palabras Hebreas primero en Judea en cuenta de aquellos de la circuncisión que creían; quién después lo tradujo al Griego es incierto. Mas el Hebreo en sí es todavía tenido hoy en la biblioteca de Cesarea, la cual Pánfilo el mártir diligentemente organizó. Yo también tuve la oportunidad de copiar de los Nazarenos, quienes usan su volumen en Borea, una ciudad de Siria. En él, se nota que siempre que el evangelista, ya fuera que su propia persona o del Señor Salvador, hace completo uso de los testimonios de las antiguas escrituras, él no siguió la autoridad de lostraductores de la LXX, sino del Hebreo, del cual son estos dos versos: «de Egipto llamé a mi Hijo» (2:15), y, «Porque él será llamado Nazareno» (2:23).

De esta manera, Papías, Ireneo, Eusebio, Epifanio de Salamina, Orígenes y Jerónimo testifican acerca de la existencia del Mateo original escrito en Hebreo; pero no solamente eso; Jerónimo testifica haber visto una copia de ese escrito y haberla copiado de los Nazarenos, y claramente dice que la versión griega fue producida alguien desconocido, lo cual incluye desconocer en qué tiempo esa copia griega apareció. Lo cierto es que el Mateo hebreo, o copias de él estaban en circulación incluso por el siglo IV, pero claro, sus palabras de ninguna manera sugieren que esas copias hebreas hayan dejado de existir en el siglo IV; más bien sus palabras sugieren que quienes preservaban esas copias las continuaron reproduciendo.

Claro que por provenir ese escrito de una secta enemiga de la Iglesia ningún crédito recibió, más bien el crédito se lo concedieron a las copias que en un momento obscuro de la historia alguien tradujo al griego y a partir de ahí comenzó la preferencia al Mateo griego ya alargado en Mateo 28:19, y la copia hebrea no recibió ningún apoyo. Aun con eso,Jerónimo no desestima el Mateo hebreo, por el contrario, mencionarlo, entre otras cosas, es a manera de ponderación, y proporciona enorme contribución a los investigadores de la verdad cuando afirma que ese Mateo desconoce totalmente las citas de la Septuaginta (LXX) y toma exclusivamente el Texto Hebreo. En cambio el Mateo griego de donde todaslas versiones de la Biblia son tomadas no tomó el Texto Hebreo sino que su autor se basó en sus referencias de la Septuaginta.

Esto puede ayudar entender a qué Mateo se refieren los diccionarios y comentarios de la Biblia cuando dicen que Mateo copió de la Septuaginta y no del texto hebreo.

Las palabras de Jerónimo son categóricas: «Yo también tuve la oportunidad de copiar de los Nazarenos, quienes usan su volumen en Borea, una ciudad de Siria. En él, se nota que siempre que el evangelista, ya fuera que su propia persona o del Señor, hace completo uso de los testimonios de las antiguas escrituras, él no siguió la versión griega de los LXX, sino del Hebreo, del cual son estos dos versos: “de Egipto llamé a mi Hijo”(2:15), y, “Porque él será llamado Nazareno”(2:23).

Esto confirma que el Mateo hebreo, hoy relegado a un lugar sin importancia era enteramente diferente en contenido al Mateo escrito en griego. Lamentablemente la teología protestante en nada defiende esta verdad, por el contrario se dedica a hacer propaganda al Mateo griego cuya versión pertenece a autor desconocido. En probable que las copias reproducidas por los Nazarenos (no los Nazarenos actuales que nada tienen que ver con aquellos) hayan desaparecido, o si alguna de ellas todavía subsiste esté olvidada en el rincón de algún monasterio, o cueva o incluso en la Biblioteca del Vaticano.

Pero tenemos aquí un eslabón que nos conduce a saber que Eusebio también conocía esa misma copia puesto que cuando Pámfilo murió, él quedó a cargo de esa biblioteca. Jerónimo ha dicho «Mas el Hebreo en sí es todavía tenido hoy en la biblioteca de Cesarea, la cual Pánfilo el mártir diligentemente organizó». Su testificación es importante porque liga a Eusebio como discípulo de Pánfilo. De Eusebio se testifica haber catalogado la biblioteca de Pánfilo.

Habiendo estado relacionado Eusebio con el Mateo Hebreo ¿no habría él conocido que ese original no contenía la fórmula tripartita? Porsupuesto que sí. Y siendo que de igual manera conocía el origen de esa interpolación tripartita; entonces es razonable entender que la omisión del agregado a Mateo 28:19: en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo fueron omisiones voluntarias de Eusebio quien con conocimiento de que esa fórmula no era de Mateo sino nacida en Roma hacía unas cuántas décadas atrássiempre la omitió en sus escritos.

SECCIÓN VII
El Mateo griego

De la Wikipedia se transcribe este artículo:

«La idea de que todos o algunos de los evangelios fueron escritos originalmente en un idioma distinto del griego comienza con Papías de Hierápolis, c. 125-150 d. C.2 En un pasaje con variasfrases ambiguas, escribió: «Mateo compiló los oráculos (logia, dichos de o sobre Jesús) en el lenguaje hebreo (Hebraïdi dialektōi, quizá alternativamente «estilo hebreo»), y cada persona los interpretaba (hērmēneusen, o «traducía») como podía». Por «hebreo», Papías habría querido decir arameo, el idioma común de Oriente Medio junto al griego koiné. A primera vista, esto implica que Mateo fue escrito originalmente en hebreo (arameo), pero el Mateo griego «no revela ninguna de las marcasindicadoras de una traducción». Los estudiosos han presentado varias teorías para explicar a Papías: quizá Mateo escribió dos evangelios, uno en hebreo, ahora perdido, el otro, la versión griega conservada; o tal vez la logia era una colección de dichos, más que el evangelio; o por dialektōi Papías pudo haber querido decir que Mateo escribió en el estilo judío en lugar que en el idioma hebreo.3 Sin embargo,sobre la base de esta y otra información, Jerónimo (c. 327-420) afirmó que todas las comunidades judeocristianas compartían un solo evangelio, idéntico al Mateo hebreo o arameo; también afirmó haber encontrado personalmente este evangelio en uso entre algunas comunidades de Siria.1 El testimonio de Jerónimo se considera con escepticismo por los eruditos modernos. Jerónimo afirma haber visto un evangelio en arameo que contenía todas las citas que asigna al mismo, pero se puede demostrar que algunos de ellos nunca podrían haber existido en una lengua semítica. Su afirmación de haber producido todaslastraducciones por sí mismo también es sospechosa, ya que muchas se encuentran en los eruditos anteriores como Orígenes y Eusebio. Parece que Jerónimo asignó estas citas del Evangelio de los hebreos, pero parece más probable que había por lo menos dos y probablemente tres antiguos evangelios judeocristianos, sólo uno de ellos en una lengua semítica». (Wikipedia. Hipótesis del Evangelio hebreo).

Como se puede ver, actualmente, y en los últimos tres siglos, ha persistido la idea de que el Mateo hebreo nunca existió; sin embargo, las opiniones prevalecientes para esa negativa no se basan en controversias que otros escritores de aquel tiempo hayan pronunciado en contra de Jerónimo,sino en elementos de la crítica actual que nada tiene que ver con la opinión y escritos de aquél tiempo. Para que ese rechazo fuera válido debieran exponer lasrazones por las cuales consideran que Papías, Ireneo, Eusebio, Epifanio de Salamina,Orí- genes y Jerónimo estuvieron equivocados al declarar existente ese Mateo hebreo; curiosamente nada dicen al respecto y centran su ataque contra un hecho real que los padres de la Iglesia de aquél tiempo aceptaron. Si aquellos hombres lo aceptaron como verídico, entonces la crítica actual debe ser reestudiada.

El argumento principal contra Papíasse basa en elementos de la crítica moderna; esto significa que para que las palabras de aquél hombre recibieran hoy aprobación, debieron haber sido escritas exactamente como la crítica moderna ha reglamentado. La pregunta es: ¿porque Papías no escribió según establece la crítica moderna tanto Eusebio como Jerónimo, que vieron el Mateo hebreo, estuvieron equivocados? De ninguna manera.

«El testimonio de Jerónimo se considera con escepticismo por los eruditos modernos. Jerónimo afirma haber visto un evangelio en arameo que contenía todaslas citas que asigna al mismo, pero se puede demostrar que algunos de ellos nunca podrían haber existido en una lengua semítica. Su afirmación de haber producido todas las traducciones por sí mismo también essospechosa, ya que muchasse encuentran en los eruditos anteriores como Orígenes y Eusebio. Parece que Jerónimo asignó estas citas del Evangelio de los hebreos, pero parece más probable que había por lo menos dos y probablemente tres antiguos evangelios judeocristianos, sólo uno de ellos en una lengua semítica».

De acuerdo a la crítica actual expresada aquí, Jerónimo se equivocó ¿-? porque se supone que él no vio el Mateo hebreo sino una copia del Evangelio de los hebreos, lo cual, según se quiere dar a entender, era similar o el mismo Mateo hebreo; con todo, esas dudas carecen de bases y sólo tienden a rechazar lo que aquellos escritores del pasado confirmaron, pero estos argumentos modernos son insostenibles porque de ambos escritos sólo breves citas de otros escritores de la Iglesia existen y, ¿cómo se puede confirmar alguna idea contraria a la declaración de Jerónimo si no existen pruebas por las cuales demostrar que él se equivocó? La posición de incertidumbre actual no posee fuerza contra aquel hombre, pues otros escritores patrísticos en ningún momento piensan que el Mateo visto por Jerónimo y Eusebio se trate del Evangelio a los Hebreos. La pregunta es: ¿porque las breves citas del Evangelio a los hebreos tiene algunas similitudes con el Mateo hebreo es suficiente prueba para afirmar que Jeró- nimo no tuvo en sus manos el Mateo hebreo sino en Evangelio de los hebreos? Asimismo tendría que afirmarse que Eusebio también se equivocó cuando afirmó la existencia de una copia de ese Mateo hebreo en la biblioteca de Pámfilo.

Por ultimo se dice: «pero parece más probable que había por lo menos dos y probablemente tres antiguos evangelios judeocristianos, sólo uno de ellos en una lengua semítica». Con esto el autor de este comentario deshace todo cuando ha dicho contra la validez de la existencia de aquel Mateo hebreo. Conjeturar sobre la posible existencia de dos o tres evangelios judeocristianos para negar la existencia de un documento que hombres de renombre del pasado dieron como válido carece de formalidad.

Del sitio web en Inglés: www.catholic.com Se toma lo siguiente:

«Pregunta completa

¿Hay algo de verdad en la afirmación de que el Evangelio de Mateo fue escrito originalmente en hebreo o arameo, no griego? Un fundamentalista que conozco, insiste que Mateo escribió originalmente en griego, sostiene que no hay pruebas a favor de la idea de que su Evangelio fue escrito en arameo, porque no se conservan originales en arameo.

Respuesta

Este argumento peculiar en contra de la creencia de que desde hace mucho, que el arameo (o hebreo) era el idioma en el que Mateo originalmente compuso su Evangelio fue planteada por primera vez en elsiglo 16 por el teólogo y erudito holandés Erasmo. Razonó que, ya que no hay evidencia de un original arameo o hebreo del Evangelio de Mateo, es inútil argumentar que el trabajo fue publicado originalmente en arameo y fue traducido posteriormente al griego (como la mayoría de los estudiosos sostienen).

Esto no es realmente motivo de mucha discusión. Se trata de un argumento del silencio y se puede utilizar con la misma eficacia en contra de la idea de que el Evangelio de Mateo fue escrito originalmente en griego, ya que no son lo mismo sin los originales existentes del Evangelio en griego. Después de todo, los manuscritos más antiguos que tenemos de cualquiera de los libros del Nuevo Testamento son en griego, sin embargo, ni un solo manuscrito es un original. Son todas copias. Desde el mero hecho de manuscritos griegos no podemos concluir que los originales deben haber sido escritos en griego sí, puede haber una presunción de eso, pero en realidad no una prueba.

Tu amigo fundamentalista se equivoca al afirmar que no hay evidencia para apoyar la idea de un original arameo. De hecho, la evidencia es todo lo contrario. Dado que no tenemos autógrafos de este o cualquier otro libro del Nuevo Testamento, es conveniente examinar lo que la Iglesia primitiva tenía que decirsobre el tema. Apologistas católicos, teólogos y estudiosos de las Escrituras delsegundo al quinto siglos nos proporcionan una gran cantidad de información sobre este tema.

Alrededor de 180 Ireneo de Lyon escribió que

Mateo también emitió un Evangelio escrito entre los hebreos en su propio dialecto, mientras Pedro y Pablo estaban predicando en Roma y sentar las bases de la Iglesia. Después de su partida, Marcos, el discípulo e intérprete de Pedro, también se entregue a nosotros por escrito lo que había sido predicado por Pedro. Lucas también, el compañero de Pablo, grabado en un libro el Evangelio predicado por él. Luego Juan, el discípulo del Señor, que también se había recostado sobre el pecho, hizo a sí mismo publicar un Evangelio durante su residencia en Éfeso en Asia. (Contra las Herejías 3: 1: 1)

Cincuenta años antes Papías, obispo de Hierápolis en Asia Menor, escribió, "Mateo compiló los dichos [del Señor] en el idioma arameo, y todos los tradujo así como pudo" (Explicación de los Dichos del Señor [citado por Eusebio en la Historia de la Iglesia 03:39]).

Algún tiempo después de 244 el erudito en la Escritura Orígenes escribió: "Entre los cuatro Evangelios, que son los únicos indiscutibles en la Iglesia de Dios bajo el cielo, he aprendido por tradición que la primera fue escrito por Mateo, que una vez fue un publicano, pero después apóstol de Jesucristo, y que estaba preparado para los conversos del judaísmo y publicado en la lengua hebrea "(Comentarios sobre Mateo [citado por Eusebio en la Historia de la Iglesia 06:25]).

Eusebio mismo declaró que "Mateo había comenzado por la predicación a los Hebreos, y cuando se decidió a ir a otros también, produjo su propio Evangelio en su lengua materna [arameo], de modo que para aquellos con los que fue ya no presenta el hueco dejado por su salida pues fue llenado por lo que escribió" (Historia de la Iglesia 03:24 [entre 300-325])».

Como se puede ver, la explicación de la Iglesia contradice totalmente al punto de vista ofrecido por la Wikipedia, ya que la posición católica confirma cuanto hemos venido exponiendo en las Secciones anteriores acerca de la validez de las palabras de los escritores de los siglos II-IV E.C.

SECCIÓN VIII
Copias hebreas del Nuevo Testamento

En tiempos relativamente recientes han aparecido copias del Nuevo Testamento en lengua hebrea, pero eso de ninguna manera significa que sean hechas en base a manuscritos antiguos; éstas son copias realizadas siguiendo el contenido de las Biblias actuales. Algunas versiones son ofrecidas gratis, otras tienen un costo; como quiera que sea, quizás la mayoría se basa en los elementos tradicionales de las Biblia actuales.

Por consiguiente, decir NuevoTestamento hebreo de ninguna manera significa decir mejor versión que las producidas en otraslenguas.

Mateo hebreo de Shem Tov

La versión de Mateo, Shem Tob, está escrita en hebreo y la copia en mi poder posee una traducción en Inglés, de donde he tomado el capítulo 28:19-20 que dice: «(19) Vayan (20) y (enseñen) a guardar todaslas cosas que yo les he mandado a ustedes para siempre».

Esta cita es extremadamente corta, el verso 29 contiene sólo una palabra; omite las palabras mencionadas por Eusebio; pero claro lo corto del versículo 19 no significa rechazo o aceptación,sino simplemente digo que se trata de una versión hebrea de origen desconocido que apareció por elsiglo XIV, del cual no existen documentos anteriores que lo apoyen y relaten su procedencia.

En el prefacio a la segunda edición, George Howard. Universidad de Iowa. Octubre 17, 1994 dice:

«[…] El principal objetivo de esta segunda edición es demostrar que el Mateo hebreo contenida en Shem- Tov Evan Bohan es anterior al siglo XIV. A mi juicio, Shem-Tov el polemista no preparó este texto traduciéndolo de la Vulgata Latina, del griego bizantino, o cualquier otra edición conocida del Evangelio de Mateo. Él recibió de las anteriores generaciones de escribas y judíos».

Esto significa que la versión Shem-Tov ha sido reeditada como una obra o texto de interés general pero sin respaldo de fuentes de apoyo de ninguna clase. El señor Howard se limita a decir que Shem-Tov lo «recibió de las anteriores generaciones de escribas y judíos», lo cual no aporta ninguna información por medio de la cual establecer alguna búsqueda de información hasta conocer su escritor original.

CONCLUSIÓN

Hemos visto en detalle, por medio de fuentes de mucho crédito, que hubo un texto de Mateo escrito en hebreo; que ese texto fue visto en el siglo IV E.C. por Jerónimo y Eusebio, así como por escritores anteriores a ellos que lo confirman; y que el Mateo hebreo, tal como es citado por Eusebio veintiuna veces no contenía la forma bautismal tripartita la cual fue agregada en Roma por los siglos II y III E.C. insertando en medio de Mateo 128:19-20 para apoyar la invocación de la Trinidad en quienes eran bautizados, respondiendo ellos, como declara el Cardenal Ratzinger «Por eso al bautizado se le hacen tres preguntas: Crees en Dios, Padre todopoderoso? ¿Crees en Jesucristo, Hijo de Dios...? ¿Crees en el Espíritu Santo...?.2 A las tres preguntas contesta el bautizado .credo. .creo.; después se le sumerge en el agua. La forma primitiva de la profesión de fe es, pues, un triple diálogo, pregunta y respuesta, y tiene lugar en el rito bautismal.».

Queda demostrado que la fórmula bautismal en la cual las iglesias invocan la trinidad no fue escrita por Mateo, sino que es una forma alargada a Mateo 28: 19-20 que se originó en Roma entre los siglos II y III de nuestra Era. FIN.